Buscar con Google:

Entradas recientes

Ir a Página principal de Desequilibrio, Asimetría y Exceso

miércoles, 31 de diciembre de 2008

JAVIER KRAHE - LOS CAMINOS DEL SEÑOR

MISTERIOSOS SON LOS CAMINOS DEL SEÑOR









































ESTA NO ES LA VIDA PRIVADA DE JAVIER KRAHE - Fragmento del documental de este Maestro Escombrista



Resumen:










NOTA DE ACTUALIZACIÓN DESEQUILIBRADA, ASIMÉTRICA y EXCESIVA

Saludos a todos los visitantes (sonido de grillos). En este blog vamos a ir actualizando post antiguos cuando lo ameriten chido. Hoy les comento que acabamos de actualizar el post "PARA ESCOMBRISMO MEDIA!, CON TODA LA BUENA VIBRA DE LAS BAJAS FRECUENCIAS" - Carlos Orozco - Bajo Solo - Clandestino Bar subiendo las fotos de la Agencia León de Cobre ese día. Las oficinas de la Agencia están siendo golpeadas por diferentes inconvenientes que hicieron retrasarse muchos documentos, entre ellos, las fotos.


Actualización gruesa:


Fotos de la Agencia León de Cobre:


















Aparecen: Sü, Carlos Orozco, Morís Esparza y Deneck Inzunza.


Visita el post "PARA ESCOMBRISMO MEDIA!, CON TODA LA BUENA VIBRA DE LAS BAJAS FRECUENCIAS" - Carlos Orozco - Bajo Solo - Clandestino Bar para que ubiques el contexto.



















MARIETA - JAVIER KRAHE

Excelente compendio/edición de la ínclita interpretación de Javier Krahe. 30 años de MARIETA en un video.





















lunes, 29 de diciembre de 2008

TELESPAÑOLITO!!! - JOAQUÍN SABINA - Joyas de la música y la crítica


















PRINCESA





La más de antaño. Teatro Salamanca, Madrid. Febrero, 1986. Plazuela San Fernando, Guanajuato, 1991. AN DF, julio, 1992. Un ETN en 1993.


Título: Princesa
Año: 1985
Letra: Joaquín Sabina
Música: J. A. Muriel
Disco: Juez y Parte (1985)


En vivo con Viceversa, Teatro Salamanca, Madrid, 1986:




Entre la cirrosis
y la sobredosis
andas siempre, muñeca.
Con tu sucia camisa
y, en lugar de sonrisa,
una especie de mueca.
¿Cómo no imaginarte,
cómo no recordarte
hace apenas dos años?
Cuando eras la princesa
de la boca de fresa,
cuando tenías aún esa forma
de hacerme daño.
Ahora es demasiado tarde, princesa.
Búscate otro perro que te ladre, princesa.
Maldito sea el gurú
que levantó entre tú
y yo un silencio oscuro,
del que ya sólo sales
para decirme, “vale,
déjame veinte duros”.
Ya no te tengo miedo
nena, pero no puedo
seguirte en tu viaje.
Cúantas veces hubiera dado la vida entera
porque tú me pidieras
llevarte el equipaje.
Ahora es demasiado tarde, princesa…
Tú que sembraste en todas
las islas de la moda
las flores de tu gracia,
¿cómo no ibas a verte
envuelta en una muerte
con asalto a farmacia?
¿Con qué ley condenarte
si somos juez y parte
todos de tus andanzas?
Sigue con tus movidas,
pero no pidas
que me pase la vida
pagándote fianzas.
Ahora es demasiado tarde, princesa
Búscate otro perro que te ladre, princesa


Joaquín Sabina: “Después de escrita, tardé mucho en cantarla y grabarla porque pensé que se me había ido la mano en el tono agresivo contra la chica. Fue el público quien la impuso. Hoy es insustituible en mis conciertos.”

















EL VIEJO BLUES DE LA SOLEDAD - Joaquín Sabina

Venía en un cassette original que se trajo Walter Arias, amigo de Deneck, de Barcelona. No he encontrado la imagen que venía impresa: un Sabina con cara afeitada, pelo abultado leve y pose de galán treintañero. Todo un chaval.








Se fue, vi su pañuelo,
flotando por la ventanilla del bus,
bajo un cielo
más negro que el betún.

Madrid gris, sin palomas, desierto,
me vio cruzar con mi pesado baúl
como un muerto
atado a un ataúd.

Chaval, eh, le dije al espejo,
¿qué hace vencido un campeón como tú?,
no estás viejo
mientras tengas el blues.

Perdí mi casa y dinero,
como una sombra fui de aquí para allá,
extranjero
en mi propia ciudad.

Ven, ven, ven, grité, conmigo ven
viejo blues de la soledad,
Ven, ven, ven,
tú nunca me vas a fallar,
ven, ven, ven,
afuera está lloviendo y no tengo a quien abrazar…
ven, ven, ven, grité, conmigo ven,
viejo blues, amigo de la soledad.







Letra: Joaquín Sabina
Música: Joaquín Sabina
Disco: Ruleta Rusa (1984)







domingo, 28 de diciembre de 2008

Y TODO ES VANIDAD - JAVIER KRAHE








Y TODO ES VANIDAD

Gracias a mi conducta vagamente antisocial
temo no verme nunca encaramado a un pedestal:
no alegrará mi efigie el censo de monumentos,
no vendrán las palomas a rociarme de excrementos.

Y es una pena, la verdad,
porque sería muy bonito
seguir de adorno en mi ciudad
sobre un bloque de granito.
Pues qué penita y qué dolor,
no tendré estatua, no señor.

Gracias a mi postura más bien anticlerical
no será un siglo de éstos cuando entre al Santoral:
no acudirán beatas a pedirme un milagrillo
no vendrán los ladrones a vaciarme mi cepillo.

Y es una pena, la verdad,
porque tenía cierta gana
de echarle un ojo a la deidad
mientras me doran la peana.
Pues qué penita y qué dolor
no tendré culto no señor.

Gracias a que mi musa se las da de cerebral
son pobres mis compases para expresión corporal:
no danzarán mis prosas las reinas de discoteca,
no vendrán los carrozas a hacer su gimnasia sueca.

Y es una pena, la verdad,
porque sería algo inefable
cambiar la torpe realidad
y ser o Borges o bailable.
Pues qué penita y qué dolor
no tendré el Nobel, no señor.

Gracias a mi tozuda decisión existencial
no cabe entre mis planes dar ningún salto mortal:
no gozará la honras funerales mi alma en pena,
no vendrán los gusanos a tirar de la cadena.

Y es una pena, la verdad,
porque sería algo divino
ver cómo todo es vanidad,
y yo en decúbito supino.
Pues qué penita y qué dolor
no tendré esquela, no señor.


Letra: Javier Krahe y Joaquín Sabina
Música: Javier Krahe y Joaquín Sabina










LOS PERROS DEL AMANECER - Joaquín Sabina








Ya se oyen, se escuchan fuerte ya los perros del amanacer.





















LOS PERROS DEL AMANECER

A la hora del atraco y la pensión,
cuando el infierno acecha en la escalera,
cuando pierde los nervios la razón,
y cruza el perseguido la frontera,
a la hora de abrazar,
a la hora de matar.
A la hora en que se afeita el violador,
y duerme el centinela en la garita,
y sueña con la gloria el mal actor,
y deshoja el deseo su margarita,
a la hora de apostar,
a la hora de rezar,
cuando vuelan los pájaros de la ansiedad.
Cuando el olvido tarda en acudir,
cuando diseña el preso el plan de huida,
y el usurero esconde su botín,
y cuenta las pastillas el suicida,
a la hora del desamor,
a la hora del sudor.
A la hora del primer despertador
cuando entra al metro el exhibicionista
y llora el eyaculador precoz,
y se masturba la telefonista,
a la hora del ardor,
a la hora del terror,
cuando cantan los grillos de la depresión.
Cuando los besos saben a alquitran,
cuando las almohadas son de hielo,
cuando el enfermo aprende a blasfemar,
cuando no salen trenes para el cielo,
a la hora de maldecir,
a la hora de mentir.
Cuando marca sus cartas el tahúr
y rompe el músico su partitura
y vuelve Nosferatu al ataud
y pasa el camión de la basura,
a la hora de crecer,
a la hora de perder,
cuando ladran los perros del amanecer.















Título: Los perros del amanecer
Año: 1988
Letra: Joaquín Sabina
Música: Joaquín Sabina
Disco: El Hombre del traje Gris (1988)










sábado, 27 de diciembre de 2008

UNA DE ROMANOS - Joaquín Sabina


Video original, 1988.







A pesar de tener prohibición de la ONU para cantar en público, ayer decidí quebrantarla a solicitud de la banda escombrista distinguidamente reunida en reunión de periodismo con el León de cobre. Al principio mis arrebatos sólo me habian conducido a recitar letras de Sabina. De ahí, Susy, Morís y este reportero pasamos a las canciones... No me preocupo, espero que los vecinos ni por enterados y no haya oficios levantados ante instancias de derechos acústicos ambientales.

Es por eso que la noche transcurrió mágica y fue una pena lamentable tener que abandonarla por paso de factura de un atracón de pescados y mariscos por la tarde de ayer. Sobre el trabajo intenso periodístico para la Agencia luego hablamos (mejor). Y enervados por una atmósfera de recuerdos pachecos con el máster Joaquín pasamos lista en los batallones de los años y almacenes de los días. Muy chido.

Pronto tendremos noticias muy frescas sobre exposiciones fotográficas de Susy, estén pendientes.




UNA DE ROMANOS


Has visto un ciclo en televisión del cine
en tiempos de Franco?
yo soy aquel chaval que creció en la fila
de los mancos.
Si un dedo acariciaba una pierna, un cuello, un sujetador,
bramaba la temible linterna del acomodador.
Ella tenía catorce abriles en canal,
sobre las rodillas rebeca para disimular;
aquel sabor a chocolatina, piel, saliva y sudor…
la carne de gallina me pone en el corazón.
En pantalla Dalila
cortaba el pelo a cero a Sansón
y en la última fila del cine
con calcetines
aprendimos tu y yo.
Juegos de manos
a la sombra de un cine de verano,
Juegos de manos…
siempre daban una de romanos.
Era condición esencial organizar bien el modo
de entrar en la semioscuridad blanca y negra del No-Do
y, mientras en el circo un león se merendaba a un cristiano,
la nena se dejaba besar (que no la pille su hermano).
Si estrenaban Cleopatra y pedían el carnet
yo iba con corbata y pomada que cura el acné
hasta que aquella bici de mi niñez se fue quedando sin frenos
y en la peli que pusieron después nunca ganaban los buenos.
Y mientras en pantalla
prendía fuego a Roma Nerón,
contra la última valla del cine
y en calcetines
aprendimos tu y yo.
Juegos de manos
a la sombra de un cine de verano,
Juegos de manos…
siempre daban una de romanos.
Hoy que todos andan con videos porno-americanos
para ver contigo me alquilo una de romanos.




Título: Una de Romanos
Año: 1988
Letra: Joaquín Sabina
Música: Joaquín Sabina
Disco: El Hombre del traje Gris (1988)















AHORA QUE - Joaquín Sabina





Diaporama. Video hechizo chido.








AHORA QUE


Ahora que nos besamos tan despacio,
ahora que aprendo bailes de salón,
ahora que una pensión es un palacio,
donde nunca falta espacio
para más de un corazón…
Ahora que las floristas me saludan,
ahora que me doctoro en lencería,
ahora que te desnudo y me desnudas,
y, en la estación de las dudas,
muere un tren de cercanías…
Ahora que nos quedamos en la cama,
lunes, martes y fiestas de guardar,
ahora que no me acuerdo del pijama,
ni recorto el crucigrama,
ni me mato si te vas.
Ahora que tengo un alma
que no tenía.
Ahora que suenan palmas
por alegrías.
Ahora que nada es sagrado
ni, sobre mojado,
llueve todavía.
Ahora que hacemos olas
por incordiar.
Ahora que está tan sola
la soledad.
Ahora que, todos los cuentos,
parecen el cuento
de nunca empezar.
Ahora que ponnos otra y qué se debe,
ahora que el mundo está recién pintado,
ahora que las tormentas son tan breves
y los duelos no se atreven
a dolernos demasiado…
Ahora que está tan lejos el olvido,
ahora que me perfumo cada día,
ahora que, sin saber, hemos sabido
querernos, como es debido,
sin querernos todavía…
Ahora que se atropellan las semanas,
fugaces, como estrellas de Bagdad,
ahora que, casi siempre, tengo ganas
de trepar a tu ventana
y quitarme el antifaz.
Ahora que los sentidos
sienten sin miedo.
Ahora que me despido
pero me quedo.
Ahora que tocan los ojos,
que miran las bocas,
que gritan los dedos.
Ahora que no hay vacunas
ni letanías.
Ahora que está en la luna
la policía.
Ahora que explotan los coches,
que sueño de noche,
que duermo de día.
Ahora que no te escribo
cuando me voy.
Ahora que estoy más vivo
de lo que estoy.
Ahora que nada es urgente,
que todo es presente,
que hay pan para hoy.
Ahora que no te pido
lo que me das.
Ahora que no me mido
con los demás.
Ahora que, todos los cuentos,
parecen el cuento
de nunca empezar.





Para Maite y Sergio, por tantas risas


Título: Ahora que
Año: 1999
Letra: Joaquín Sabina
Música: Paco Bastante y Pancho Varona
Disco: 19 Días y 500 Noches (1999)



















domingo, 14 de diciembre de 2008

MÓNICA MARCANDO... UN CONEJO...

Con relación al post sobre los conejos y el rugby, un comentario anónimo me pide que hable sobre un conejo en particular... El Chingao Conejo.

Cuando productor, junto con Walter Arias, de los discos de Maqui & Pery durante los años de 1992 y 1993, en una ilustración de portada dibujé un conejo que se me hizo muy parecido a los ojos lánguidos y cachondos de una exnovia, la única mujer que se me ha olvidado como pareja. Neta, a Mónica la olvidé por completo como novia en una época de mi vida en que poco sabía qué día era. Era prima de El Besador, Alto y Rosa, por lo que, obvio, en el alucine nos dijimos al unísono "primo"... Es por eso que El Besador (Alto y Rosa) era mi primo, ahora estoy recordándolo.

Ella era genuina sensualidad, sus feronomas me ponían como loco, pero era una época de mi vida (creí haberlo dicho) en que poco sabía qué día era y qué ciudad era y qué carretera era (tiempos de Los cazadores de lluvia)... ya olvídense de recordar que tenía novia y que tenía que ir a verla... Un día me llamó por teléfono, contesté ya enfiestado, como todos los domingos, lunes, martes, etc., contesté y no reconocí la voz, quizás mi mente retorcida andaba en el viaje por los laberintos de mí mismo y no reconocí la voz, pregunté quién era y ella dijo, con voz lamentablemente deprimente muy de despedida... "Mónica, tu novia". Sabía que era de despedida porque quedamos de vernos más tarde y ella aseguró "no vas a venir". Ese altern ego desplazamiento dimensional o trastorno de personalidad múltiple que era esos días insistió en que estaría puntual...

Bastó colgar el teléfono, oírlo timbrar otra vez, contestar, decirle a Miguel Jasso y Jesús Castro, la banda de Rockcaja, que se lanzaran a mi chante... Llegaron... Siguió la fiesta... Y olvidé a Mónica unos años, hasta que volvimos a encontrarnos... un día en que la venganza fue su plato fuerte... no la culpo.

Unos nueve años después, una noche medida en unidades de madrugada y alcohol escuché claro la marcación y el timbrar al interior de mi cerebro... Era Mónica marcando... Eran otros tiempos de fantasmas del pasado, de pasados sin remediar... Le escribí un cuento con ese título... Pronto será publicado en la reedición electrónica de mi obra. Sigue esta liga: Cuentos escombristas.


Maqui & Pery y Rockcaja son agrupaciones de las cuales hablaré después.














LA CANCIÓN MÁS HERMOSA DEL MUNDO - Estructuralismo - Recuerdos Pachecos

Dentro de ese sistema vanguardista de educación aplicada y progresista, mis proyectos consumados de formación integral continua y autoformación integral continua, estaba la zona de semiótica, estructuralismo y funcionalismo aterrizado a los análisis directos a las expresiones más cercanas para mis alumnos.

La música, la canción, era una expresión relevante por objetivo e inherente por naturaleza, así que gustaba poner complicaciones contextuales para la aplicación de esas teorías asignando al azar a mis alumnos canciones de profundo contenido e inmensamente ricas para su análisis, como Joaquín Sabina, Joan Manuel Serrat, Luis Eduardo Aute, Javier Krahe, Javier Corcobado y una afortunada lista de cantautores honestos (sí, señores, así es: Javier Krahe, yo soy un docente muy cabrón). Mis alumnos tenían 5 meses para presentar un análisis estructuralista-semiótico-denotativo-connotativo-literario-musical.

Muchos presentaron obras maestras que les han abierto puertas, otros tantos presentaron lo que pudieron, lo que su cerebro les dio... Acabo de ver por segunda vez este video y he recordado algunos de esos trabajos donde el proceso de análisis estructuralista se dio a nivel netamente denotativo (no alcanzaron para más)... Vean por qué:













EL TREN DEL CHINO - Recuerdos pachecos - CONCEPTOS UNIVERSALES

El Chino era un hojalatero por el rumbo de Mellado, en Guanajuato. A un lado de su taller, en el cerro, pasaba la vía del tren que transportaba materiales de Mineral de Rayas. De hecho en esa zona de la Panorámica, hay cruces del trenecito minero. El Chino había hecho buenos trabajos para la banda, pero esa vez se tardó mucho con el legendario Gege Popa Metro (cuando de azul lo pintamos de rojo). Dos o tres veces que fuimos a ver cómo iba quedando el GPM duramos mucho tiempo de espera, por lo que nos tocó varias veces ver el tren minero de ida y vuelta.



Como los cerebros reptilianos y escombristas disfuncionan contra la espera, las ondas alfa y los centros generadores de endorfinas drogan la consciencioa para hacer más llevadero el rato inútil, y entonces, no sé en qué grado de pachequez esquizofrénica nos encontrábamos Uriel y yo, que reflexionamos ampliamente sobre el tren minero que corría junto al taller del Chino... ¿A dónde va?... Ah, el tren del Chino va a... a la Chingada. Y es que ya habíamos teorizado también sobre todo lo que hay en ese lugar, las novias, la lana, el tiempo perdido, los amigos que mandamos, los sueños, la escuela, todo, todo lo que era susceptible de estar en la Chingada, enviado o perdido irremediablemente, tenía que ser transportado hasta allá (localización geográfica imposible de ubicar dado que la Chingada se encuentra cruzando varias dimensiones, pero hay un referente material saliendo de Lagos de Moreno).

Y como a todos nos han mandado a la Chingada, hasta nosotros estamos presentes allá, y, claro, hemos sido necesariamente transportados por el tren del Chino hasta nuestro destino. Por eso es un cruce dimensional, estamos allá y acá al mismo tiempo, y si un día nos trasladamos vía tren de Chino para allá, encontraremos todo aquello que en su momento de lo llevó la... se lo llevó el tren del Chino. Así surge esta leyenda y concepto que hasta hoy acompañan la estructura mental de la banda.















PIROMANIACOS - Rockcaja, 1988 - RECUERDOS PACHECOS

Me acordé por lo que publicó Cónclave sobre los platillos voladores que se estrellaron, pero más por dos o tres comentarios ahí vertidos.

Discurría mansamente el año 1988 cuando una tarde se nos ocurrió salir a "echar desmadre". Íbamos Miguel Jasso (Bocinas), Jesús Castro López (Castro) y yo. Lo que ese día pasó nos hizo hasta componer una canción unos meses más tarde.

Hurtamos el carro de la abuela, un Volare K '86, y nos fuimos a rockear. En una de esas vueltas a lo pendejo por calles de Guanajuato, llegamos al puente que cruza la cañada cerca de mi barrio (puente de 30 cms. de espesor, redondeado, se cruza a pata, de uno a uno, en su parte más alta tendrá unos 30 a 35 mts. de caída libre). Abajo, el río Nilo (Ni-lo-huelas). Bocinas y yo cruzamos el puente de ida al cerro y de regreso. Castro no se animó. Bocinas y yo volvimos a cruzar el puente y aprovechamos, pos... pos para echarnos un cigarrito y se nos antojó prender la yerba seca... ¡¡¡Véngase!!!, había viento y acabamos prendiendo el cerro.

Unos ojetes de un taller mecánico de la curva llamaron a la policía, quien nos apoyó en la labor de extender lo más posible el fuego, ya que ninguno de los valientes chotas se atrevió a cruzar el puente. Hasta que llegó el Comandante y ordenó a un monito de uniforme que se lanzara al otro lado para apagar el fuego. El poli tuvo que cruzarse bajando por la cañada y subiendo al otro extremo, cuando Bocinas y yo ya habíamos apagado el fuego y estábamos de regreso al extremo de la curva por encima del puente.

Cuando llegamos, los polis estaban bastante encabronados y nos asustaron con el bote, con la Forestal, con el coco. Revisaron como en retén el Volare y hasta salieron con la jaladota de hacernos el antidoping. Éramos menores de edad y nos cagábamos en Guanajuato y sus autoridades... TODAS. Sabíamos que no habría ni llamada de atención, además reconocemos que sabíamos más de quemas y cerros que esos uniformados patéticos. Les pintamos violines y los mandamos al carajo, seguimos rockeando, hasta que nos agarraron, sí, por robo de Volare '86, placas GMU-726.

Bocinas y yo compusimos "Piromaniacos", en 1989. Miguel Jasso se encargó de perder todo ese material de Estudios Casa Blanca.


Puente citado también en: DOS CADÁVERES.















Soda Stereo en León - recuerdos pachecos

Como todo un individuo adolescente socialmente irresponsable, un día me lancé desde Guanajuato (donde vivía) a León, al concierto de Soda Stereo. Era 1988. Como era instructor de manejo de chavos de alcurnia y nivel, carro sí traía, y convenciendo al mocoso, hasta para la botana. Un compañero de la prepa se nos pegó también y puso el varo para la gasolina. Ahí vamos a León. Como traíamos boletos en preferente, la fila estaba desahogada y éramos de los primeros. Aquella tarde casi noche, Soda Stereo se bajó de un autobús sin que nadie los pelara, se camuflajearon entre los locos que iban vestidos como ellos. Yo los reconocí. Le dije al mocoso del carro que se quedara en la fila y fui al encuentro del grupo. Sólo atiné a decirle a Gustavo: "Cerati, no te nos mueras nunca", él se detuvo, me saludó y dijo: "alguna vez estuvo a punto de pasarme", y se despidió. Un excelente concierto, un recuerdo pacheco.










Análisis Político Nacional - ¿TERRORISMO en México?

Andaba últimamente recreándome la imaginación con lecturas serias sobre terrorismo dado el montón de dudas, angustias, inquietudes de la gente que se da cuenta de lo que pasa a su alrededor (poca) y se atreve a preguntar (menos aún). Como era necesario documentarse antes de poder sentirse con el derecho de responder a algo, me di a la tarea y llegué a estas conclusiones:

1. La gente que se da cuenta de lo que pasa a su alrededor es mínima.
2. Mínimo más aún el número de quienes preguntan.
3. Réstele los que no vuelven a preguntar ante el primer "quién sabe", o preguntan sobre medicina al carnicero.
4. A la ecuación añada una bola de intelectuales chidísimos iluminados que dicen puras estupideces que logran apendejar más que ayudar.
5. Y, últimadamente a mí no me crea nada, pero analice:

6. ¿Por qué en un país como México, con leyes rebasadas por la realidad, corrompidas, putrefactas, generadoras de la cultura de corrupción, una cultura de deslealtad, de enemigos todos, de criminalidad, de influyentismos y compadrazgos, y un largo etcétera denostoso y humillante, inhumano y patético... (retomo la pregunta:)

Es decir, en un país sumido en una terrible y trágica crisis de mínimos valores humanos y de sociedad, por qué en un país campo de cultivo fértil para el terrorismo, no se ha dado esta actividad?

7. Simple: En México son casi inexistentes las plazas de terrorista. Todas están ocupadas ya y hay una saturación de la actividad, de hecho se institucionalizó, se reguló y se construyeron grandes dependencias terroristas para abarcar a todo el país y quedarse con él aterrorizando al pueblo. No cualquiera puede entrar al terrorismo, hay que ser compadre de alguien. Esta impresionante estructura está no sólo subsidiada, sino que completamente pagada hasta en lujos más exagerados por un cúmulo de millones que se llaman pueblo de México.

8. Obvio, ante esta situación, las grandes organizaciones terroristas del mundo NO PUEDEN COMPETIR en México. La estructura terrorista nacional es monopólica total (cotrolóla un tiempo un sólo grupo, ahora son tres grandes y unos chiquillos).

9. De hecho se han presentado denuncias ante los derechos inhumanos por parte de terroristas de varias nacionalidades. Su queja principal es que al llegar a México a establecer su organización terrorista son aplastados por el gran monopolio del gobierno quien tiene todas las actividades terroristas monopolizadas en la política nacional. Al mostrar billetes y tratar de comprar plaza se les obliga a prostituirse años en un partido político y a lamer botas y botas y botas y otras cosas para poder ejercer su terrorismo. Dicen que no es justo, que en los puestos del gobierno ni siquiera hay terroristas profesionales, puro amateur que aterroriza por inútil, por esclavo ideológico.

10. Como podemos apreciar, en México no necesitamos más terroristas, ya hay un friego, ahí está el SAT, HACIENDA, LAS CÁMARAS, DIPUTADOS, SENADORES, LA suprema CORTE, LA CHOTA MONTADA, LOS PINOS, EL IETU, LA REPRESIÓN, LA MILITARIZACIÓN DEL PAÍS, LAS GUERRAS PERDIDAS PARA HACER BAÑOS DE SANGRE (¿sacrificios rituales de ofrendas de sangre, señores "amantes de la vida"?), LOS AYATOLAS DE LA INFORMACIÓN, LOS APÓLOGOS DEL MEDIEVO, etc.

Sí está muy cabrón que compitan contra quienes han aterrorizado día con día a 110 millones de personas durante décadas y generaciones... ¿Con ese impresionante currículum quién les compite? Y no hemos contado a los millones que han matado de hambre, de frío, de negligencias, que han DESPLAZADO A MILLONES que tuvieron que migrar para tragar. Cualquier terrorista que vea trabajar al fascismo mexicano (de izquierda, centro y derecha por igual) se daría cuenta que para destruir un país, para matar de diversos factores a una centena de millones día con día, hora con hora, nos bastamos solos.
















"LA VIEJA ÉSA DANDO SUS CLASES" - Recuerdos Pachecos

Sucedió hace unos 28 años, yo era un chaval de pantalones cortos. Con dificultad llegan a mi mente imágenes de un autobús con rumbo a Guanajuato, una noche muy irreal... Ahí está el recuerdo pacheco.

No recuerdo que miserable línea de autobuses nos deparó el destino, pero de que era algo cercano al borderline, era. El chofer del autobús era un tipo alto, gordo y con cara de haber comido heces fecales. De repente, a mitad de la nada y de la noche, detuvo el autobús e hizo saltar a su lugar a su asistente (que más bien era asistonto). Lo puso a practicar al volante no obstante el mismo chamaco se resistía. Unos kilómetros de caballeos, jadeos motorizados, frenones, salidas de la cinta asfáltica, sustos y lloriqueos del asistente, gritos y golpes del chofer hacia él, bastaron para que los pasajeros se opusieran a que el asistente siguiera practicando de noche, por la libre (no existían las autopistas, fue hace 28 diciembres), mal y empeorando, que terminaría matándonos, a lo que el chofer respondía callando groseramente a quien osara interrumpirle en su cátedra de manejo forzado. Pero la indignación creció y el asistente dejó el volante al chofer encolerizado, quien, en su arranque, comenzó a manejar como loco, a velocidades alarmantes, diciendo groserías. Yo iba en el asiento delantero, yo vi todo el show.

Como el viaje era con escalas en cada pueblo, al llegar a la siguiente central camionera, la gente saltó fuera del autobús para ir al baño, eso urgía en esos tiempos, era prioridad, los autobuses ni de broma tenían baño, sin embargo, una señora fue nombrada como la indicada publirrelacionista que fuera a la oficina de la línea de autobuses a quejarse. Así lo hizo esa dama representante del pasajero asustado, pero también tenía que ir al baño, así que se tardó treinta segundos de más.

El chofer loco salió de las oficinas mentando madres, se subió al autobús, obligó a todos a subirse, cerró la puerta y arrancó. Alguien se acordó de la señora y le pidió que se detuviera, que faltaba una pasajera. El chofer vio claramente que ya venía la señora haciendo señas, pero no se detuvo, arrancó a toda velocidad. En ese trayecto, el asistente fungió como guardaespalda del chofer demencial porque las quejas eran ya continuas y caballeros pasajeros estaban en guardia para someterlo. Ah, joder, eran otros tiempos, hoy nadie levanta la voz siquiera.

En la carretera noté cómo un vehículo rebasaba al camión, se colocaba frente y así se fue algunos kilómetros, hasta que aceleró y se perdió en la noche. Al llegar a otra central camionera, la foto mental que tengo, es de la señora parada delante de los ventanales de la sala de espera, acompañada a lo lejos de dos hombres de uniforme (no sé qué eran), justo siendo alumbrada por las luces del autobús... y lo que se me grabó en piedra en el disco duro fue lo que dijo el chofer al verla: "¡Ahí está la vieja ésa dando sus clases!"...

Chofer y asistente descendieron de la unidad y no volví a verlos. Estuvimos un gran rato esperando a que algo sucediera y sucedió. Subió otro chofer, se disculpó a nombre de la empresa (no recuerdo cuál), nos dijo dónde estábamos y cuánto tiempo más tardaríamos en llegar a Guanajuato. El ambiente en el autobús cambió radicalmente con el nuevo operador. La señora estaba de vuelta en su asiento y descansando, pasando el susto, la ira, la impotencia. No puedo recordar cómo es que supe después, o ahí mismo, que ese carro que nos emparejó era un taxi con esa señora a bordo. Una dama valiente, una "vieja ésa dando sus clases". La frase del chofer loco me ha acompañado toda la vida y no había reflexionado al respecto...

















A MIS 52

Ayer o antier hice un test pacheco de ésos que circulan por la red, de que si te quedas chaparro, que si los vegetales en guerra contra las carnes rojas, los vicios, las adicciones, las obsesiones, el sexo, el ejercicio, la dieta, el balance nutrimental o nutricional y esas culturas manipulantes del miedo a morirse o a hacerse viejo para "vender" satisfactores superfluos y "vender" la idea de una muerte en vida sana, porque, neta, seguir los consejos para la longevidad me dan hueva, imaginen vivir tanto y sin disfrutar de lo mínimo, no, "eso no va conmigo, ésas se dan una cuarta más abajo del ombligo" (Armando Palomas). Mira que están preocupados por no morirse y no se dan cuenta de que están muertos hace muchos años... el día que comenzaron a dejar que los demás tomaran decisiones sobre su vida, el día que dejó que un afectado de sus facultades depravado contranatura discerniera en su lugar.


Claro está que lo hacen para mantener miedosa a una importante porción social y así tenerlos tranquilitos bien portados y a raya. Lo triste de todo es que esos test son diseñados para romperte la madre emocionalmente al arrojar (invariablemente) que llevas una vida fuera de toda norma o vigilancia de tu salud... Mi pregunta es: ¿qué querían los apólogos de la fibra? ¿que en estas circunstancias económicas y sociales decadentes uno sea el ejemplo de salud integral? Obvio que no, nadie, hasta esos pobres infelices que van a los gimnasios al rato acaban enfermos de vigorexia porque el problema es de raíz: la sociedad nos condena a un estilo de vida insano... O evolucionas o te crees que te mueres (y de verdad la gente se muere nomás porque le dicen que se muera, "que ya le toca").


Y después, todo traumado, ahí va el infeliz que se agüitó con su miserable vida de garnachas, chelas y yerbas varias (de fumar, no de comer), corriendo al gimnasio, a los jugos, a correr al Metropolitano, a sacar su vieja bici, a prometerla a sus "condicionantes" que ya va a cambiar, sale corriendo a Míster Green a hacerse el "nueva vida sana", todo para acabar en una semana más agüitado porque su nuevo ser no resultó más chingón que el patán ser anterior. Sus "condicionantes" lo mandan al diablo nuevamente y el miserable más miserable se siente y decide mejor echarse unas garnachas, unas chelas, acabarse una cajetilla de tafiros y meterse algo "pa'livianarse" y olvidar que es un perdedor fracasado amante de la enfermedad, enemigo de la salud y los cuerpos chidos... Y este pobre imbécil no sabe que está siendo victimado por un sistema que trata de ponerle medidas a su vida. De hecho me refiero a los "condicionantes" como todas esas personas estúpidas que se creen con el poder de hacer disyuntivas perversas:

Ejemplo:

Tu vieja diciéndote una pendejada más o menos así: "Escoje, Puchurringuín, o tus amigos o yo", "mira, Evodio Arsenio, nuestro matrimonio no puede seguir así: o el fútbol o yo", "¡basta!, la droga o yo", "el alcohol o tus hijos", las jefas chantajistas con sus ridiculeces de "Mi'jito, hazlo por mí, deja de (tomar, fumar, tener sexo desenfrenado, meterte pinochas, andar de cusco, ver porno, etc) AY, MI'JITO, HAZLO POR MÍ, MIRA QUE NO DUERMO!!!!"

Es imposible que un ser humano pueda acceder a semejante patología perversa: que porque alguien se lo pide, tenga que elegir entre dos cosas que puede complementar y equilibrar perfectamente si no fuera por idiota ignorante y creído de lo que los demás dicen.



El caso es que el test me arroja una edad física "real" de 52 años... a mis 35 cronológicos (y por un lado está bien, nunca creí llegar a los 52)... Pero no, no salí corriendo al gym, ni a PrevenIMSS, ni a buscar un hombro donde llorar mi fatalidad de vida al límite... No... Fui hacia el espejo para sentirme orgulloso de mis canas.

Concretamente asevero que "estoy muy distante de ser como ellos, porque ellos están ahí y yo estoy aquí" (The Aliens, Charles Bukowsky):
























Una de tantas del IMSS - Recuerdos pachecos

Me acabo de acordar de la última vez que fui al IMSS (o, como dicen por donde vivo, que "jui al Seguro"):

Después de esperar un buen de horas, obvio, me toca turno...

Me levanto (con dificultad, la fiebre, la reuma, las dos horas parado, la otra hora sentado en estado de estupefacción producto de las escenas trágicas de insalubridad, cucarachas por entre los escritorios y sillas de la sala de espera, humanos con atuendos definidos que se las dan de gandallas, de últimas coca-colas en el desierto, con su jetota, dando un pésimo trato a otro grupo de humanos, normalmente jodidos, enfermos, vulnerables, con necesidades puntuales por mera observancia a derechos elementales de esos humanos a ser atendidos con rapidez, amabilidad, calidez, sensibilidad... y que reciben exactamente todo lo contrario)...

Camino (con dificultad, hay que evitar pisar a decenas de niños pequeños enfermos, mocosos, inocentes del sistema y víctimas del sistema, que pasean trapeando el suelo purulante de bacterias, hongos, deshechos peligrosos de hospital y diversas partículas de sustancias incuantificables adherida a la suela de miles de pares de zapatos que transitan a diario por ahí... Y además ya estoy viejo, por eso camino con dificultad... Últimamente me di cuenta que estoy hasta tullido)...

Entonces, me levanto, camino... Y no acabo de pasar el umbral de la entrada del consultorio cuando el honorable doctor, médico familiar de tan honrosa institución, YA ESTABA REDACTANDO MI RECETA teclado bajo ataque digital (un solo dedo)...

...
...

Neta, ya estaba redactando mi receta. Cuando le inquirí al respecto, osó responderme cual ínclito galeno de la posmodernidá cibertecnológica-expedencial, QUE, con fundamento en lo escrito sabiamente por él y otros galenos exorbitantes anteriormente en mi expediente, él podía saber qué padecimiento me aquejaba y qué medicamentos requería antes de siquiera verme... Además, claro, de que la farmacia en línea le estaba obligando a darme esos medicamentos porque no había de otros...

Me arrojé visualmente con un rápido y meticulosamente bien planeado cuadro por cuadro movimiento de cabeza, cuello de pelícano (mínimo garza) y columna. Seguro de su sorprendente discurso, el honorable médico familiar me dejó inspeccionar sin broncas la receta... Leí...

Umm... Paracetamol... Diclofenaco... Chido... sí... (me fui de largo, pero lo que quise decir es que a mi cerebro reptiliano le pareció excelente la droga prescrita con tanta pre-meditación).

Entonces mi estimado y reconocido médico familiar de la clínica del IMSS o inSeguro Social me dijo algo que ha pasado a la historia conceptual pacheca de la banda, y que me hizo rendirle en silencio y en secreto todas mis pleitesías... Conecté mis chacras y luego los desconecté porque no sé qué es eso ni cómo se usa, todavía brindé gustoso valiosos diecisiete segundos de asesoría en informática al explicarle al galeno dónde se cambiaba de minúsculas a mayúsculas en el teclado... Salí de ahí gustoso de imaginar que ahora la medicina podría generar una revolución integral de salud, caray, nomás imagine que el sofisticado galeno aprendiera a usar el messenger... ME DIJO:

"No, no, no, hermanito, no... no... no... Tssssssss... Tssssss... Mira: Yo, dos de éstas en la mañana, y otra como al mediodía, con un café, utttsssss... con el diclofenaco sientes que andas LIVIANITO, LIVIANITO..."
























TÍTULOS

Seguiré asegurando que las licenciaturas en este país son de extremo bajo nivel. Yo soy licenciado en ciencias de la comunicación, pero más he aprendido de mis “otros” títulos en la vida:

Licenciado en causas perdidas. Universidad de lo Subterráneo.
Licenciatura honoris causa en borderline. Universidad Emocional.

Maestría en comunicación reptiliana con especialización en cuerpo calloso. Universidad Reptiliana.
Maestría en psiquiatría personal. Universidad de la Sociedad.
Maestría en saltos al vacío. Maestría en teología pacheca. Máster Internacional en Ansiedad.

Doctorados en:

Comunicación reptiliana.
Uso de un celular.
Alcohol y drogas.
Nalgas en una silla de rueditas.
Análisis transaccional riañista.
Psiquiatría profunda del daño cerebral.
Psicología de desvíos.
Patos e iguanas.

Posdoctorados en:

Fracasos.
Dolor profundo.
Infinita tristeza.
Inutilidad, discapacidad y marginación social.
Víctimas de discriminación (honoris causa).
Ansiedad, depresión, fobias, filias y otras yerbas.

Estos grados, obviamente, reconocidos sólo en los universos paralelos donde apliquen los sistemas complejos.

Becado, en este y otros planos dimensionales, por:

Fondo de Apoyo a Desplazados
TPM
Fundación Telmex (gracias, Carlos).
Sociedad de Escritores Irreverentes
Canacintra
UAZ
UAS
UDB
UN
Fundación Riaño













DON FÉLIX Y EL TLACUACHE - Recuerdos pachecos

“Estos miserables vinieron a dejar un tlacuache muerto en la caseta del teléfono” dijo indignado Don Félix mientras lo cogía de la cola y se encaminaba hacia el baldío para aventarlo. Menos mal que no fue incendiado, pensé.


Unas horas antes de ser encontrado por Don Félix, ese tlacuache había sido brutalmente pateado por los aires y una bota había caído sobre su cráneo casi al momento de caer. Fue una patada justa acertada como despeje de área porque el animal salió de entre los matorrales junto al carro. Fue uno de mis alterns ego. Fue una reacción futbolera de defensa legítima. Satanás, entonces, fue a rematarlo con sus botas.


Una vez sometidos por nuestra salvajada, decidimos, el Satanás y yo, ir a dejarlo, como muestra de nuestra batalla con los aliens, al punto de mayor visibilidad de la entrada de la colonia: la única caseta de teléfonos (de monedas de a peso) que había kilómetros a la redonda.


Esa época que mis alterns ego se juntaron con el expresidiario por homicidio, Satanás, fue muy borderline.



















EL ESCOMBRISMO EN LA CIENCIA


O LA CIENCIA Y SU ESCOMBRISMO.



El fin del reduccionismo, derribar el conocimiento, reinventar la ciencia y los sistemas complejos... es escombrismo en estado puro en la ciencia.


Y que vaya a la tiznada el positivismo cegador.














Movilización de oficinistas y policía - Recuerdos pachecos

Con respescto al post anterior de Recuerdos pachecos, olvidé incluir la historia de los vecinos oficinistas y su gran movilización. Trabajaba en una oficina céntrica rodeada por cantidad de vecinos igualmente metidos en una jaula. Tenía una isla de edición en el fondo junto a la salida al cubo posterior de ventilación del edificio en un primer piso, es decir, el cubo de ventilación apuntaba hacia arriba y colindaba con todas las oficinas de los pisos superiores. No era raro que me desvelara trabajando en las ediciones, por lo que un día de gran chamba, la isla se quedó trabajando (rendereando), justo unos quince minutos después de la hora de entrada a las oficinas al día siguiente, un error técnico hizo que se me disparara el audio-monitor de la isla y en ese momento iniciaba una edición pesada y multirepetida de una escena de violación hecha por una actriz y un actor conocidos. Yo estaba en el baño, salí, alguien me dijo que mi oficina era un mar de gritos, que qué pasaba, llegué, me clavé en el pasillo y con vista fija me fui acercando a mi oficina con una sonrisa en la cara porque reconocí qué estaba pasando, se me había disparado el audio-monitor y estaba alto y saturado. Entré y atrás de mí cerré la puerta de mi oficina, procedí a ver una y otra vez la escena, y con mi desveladota encima y con sueño, dejé abierto el audio-monitor. Como 5 ó 6 minutos después tiraron la puerta. Sí... Un policía, haciendo gran alarde de fuerza, tiró una puerta chafa de marco débil asida a tablaroca. Mis vecinos oficinistas estaban ahí, atrás, tratando de ver qué pasaba... Yo no aguanté la risa, le expliqué al chavo policía lo que era, y él sólo repetía: es que me llamaron, estaban violando a una chava y sus gritos eran espantosos... Como no paré de reír para mí, los vecinos oficinistas lo tomaron a mal, pero no volví a saber de ellos una vez que meses después dejé esa oficina.

HOSTIGANDO VECINOS - Recuerdos pachecos

En mi carácter funámbulo, errabundo, perro de nadie, artista muerto de hambre, he vivido en cantidad patológica de domicilios en un número considerable de ciudades. Vecinos he tenido cientos. Hay muchas formas de hostigar vecinos, que van desde un simple encontronazo por nimiedades hasta actos criminales. Pasé por todas, cierto. Pero hoy me referiré a una en específico: La que tiene que ver con facetas artísticas que para la gente son muy pachecas. Un hostigamiento hasta cómico-didáctico-en el momento odiado-confuso-sabe. Definitivamente dejaba una gran experiencia significativa para ellos, mis vecinos.

Como músico exitoso de chamaco a la mandolina, tenía más o menos desparramada mi disciplina de ensayos, así que taladraba el oído de todo ente a la redonda. Pero era un niño y así debían verlo, como una infantilada, incluso pensarían que era tarea, como quienes hemos (también) taladrado el oído del prójimo con las clases de música y la flauta pesadilla de cualquier vecino de chavo/a alumno de secundaria.

Ya como una década y cacho después, como músico frustrado, gestor literario, management, tallerista, etc., me hice siempre notar ante mis vecinos como un ente noctámbulo, quizás vampiro, que vivía de 4, 5 de la tarde a 6, 7 de la mañana, que se le relaciona con criaturas de la noche, con mujeres iguales de enfermas de soledad, de ansiedad, con seres extraños del cosmos que son de espíritu libre en potencia, mientras, y antes de vencer las cadenas, viven en la incertidumbre ilustrada, se le relaciona con un montón de sociedades secretas, grupos herméticos, ideologías, teorías, creencias, pero huye a la esclavitud intelectual. Así era yo, si no por nada estoy tan dañado. Para ese entonces, y cuando las reuniones eran mi chante o en mi subchante o alrededores, los vecinos eran hostigados por el misterio de esos movimientos, de la presencia non grata de entes enigmáticos, endémicos y chance hasta endemoniados. Pláticas de filosofía barata y de atáscate que hay lodo, cantos, gritos, alaridos acompañados de guitarras arrítmicas y desafinadas, bebidas, lechita, tortas de jamón y tocino, licuados, un rock penetra a través del humo denso y me colapsa el corazón...

Ah, por cierto, un trabajo me daba para comer y no había problema por las horas de sueño en esa etapa muy larga de vida noctámbula y provisional, podía dormir una gran parte de mi jornada laboral, era funcionario del gobierno federal.

Más adelante, como escombrista de lo audiovisual, mis vecinos fueron hostigados por desfiles de personajes, actores, vestuarios, utilería, parlamentos a diafragma desde el interior de un depa de interés social... Una vez, ensayando un performance, hasta una batería metimos un domingo desde las 12 hasta las 21 horas... La batería no fue el problema, ciertamente, sino el carajo ruidajo que se hacía en esas microsalas-comedor-cocina-recibidor-y-pasillo... el daño era de edificio a edificio, otra vez fue de casa a casas. No tiene que ver con vecinos, pero en esta etapa llegamos a tirar a un actor en mitad de la calle y cubrirlo con una sábana en plena hora de tránsito, recuerdo que trataron de extorsionarnos dos policías con aliento alcohólico y las latas de chela en el piso de la patrulla, pero vieron los que vimos con la cámara y mejor hasta nos cuidaron un rato.

Hostigamiento por parlamentos. Imagine usted (es que hoy ando muy propio, ya ve usté) que guioniza o lleva al escenario una obra de esas que le gustan al escombrismo... Ya es muy patológico, pero encima imagine que la ensaya con diafragma, como debe ser, sin miramientos de contexto infonavitesco. Imagine los sociodramas: Mis vecinos tuvieron que pasar (y aún lo hacen, muy de vez en años) por salvajes golpizas de un esposo machoso y posmoderno contra una fémina dejadota, llamaban a la policía para hacer el ridículo frente a una escenografía donde la matirizada estaba atacada de la risa sin percatar que había regresado a ser la actriz, no el personaje. Vecinos que escucharon noche con noche una voz que hablaba por teléfono y tramaba un crimen, una vendeta, sangrienta, psicótica... En aquel entonces yo ensayaba frente a un proyecto radiodramático... Y sin avisar a los vecinos. Debieron pasar momentos de intriga porque después de un mes de ese proyecto, el vecino llegó a cuestionarme sobre "conversaciones extrañas", como que "alguien usaba mi teléfono cuando no estaba". Con la mente en otra cosa le dije con certeza: no tengo teléfono, sería en la casa de al lado (hostigamiento al trasladar culpas por el alzheimer de tu cotidianidad que para otros es excentricidad). ¿Qué dije? No me acuerdo.

Épale... Acabo de juntar las dos mitades de neurona que me quedan buenas y he entendido algo: Las vecinas de abajo de mi depa en Lomas del... no eran sexoservidoras de catego, sino hacían videos porno.

















Vínculo:

Related Posts with Thumbnails